Revestimientos de mosaico de vidrio en tonos degradados

Fueron tendencia hace ya unas décadas y ahora vuelven por su divertido dinamismo, su originalidad y su encantador toque retro que nos devuelve a los tiempos de los pantalones de campana y la estética hippie. Me estoy refiriendo a los revestimientos de mosaico de vidrio en tonos degradados, que vistos a una cierta distancia nos dan la sensación de que sus colores se difuminan suavemente para pasar sin contrastes de un color a otro.

En la foto podéis ver un ejemplo de lo que os estoy contando: una pared de mosaico de vidrio que pasa del blanco al negro, como si de un difuminado se tratase.